Chakra Svadhistana

27 de abril de 2021


Svadhistana es el segundo chakra principal y está ubicado en el centro del sacro, a la altura de los genitales y el color de este centro energético es el naranja. Está asociado con el agua porque en ese lugar confluyen las aguas de nuestro cuerpo, el plano emocional donde se centran las emociones originales, la energía sexual y la fuerza creativa. 
Astrológicamente está en relación con la luna que habla del cómo nos vinculamos emocionalmente y también está asociado al sentido del gusto, porque tiene que ver con el degustar, el placer: nos invita a preguntarnos qué nos produce placer una vez que la existencia no tiene más un carácter de supervivencia (chakra raíz).
El agua asociada a este chakra habla de fluidez, de movimiento, de mantener nuestras emociones fluyendo, claras y libres. Se conecta con la energía de creación de vida, de fertilidad, de conexión con el disfrute y también con la depuración y la limpieza. Las aguas de nuestros cuerpos son los fluidos corporales y aquí también entra la orina como parte de la depuración y la fluidez que tiene que tener el cuerpo para mantenerse sano, sin obstáculos. 
Si Svadhistana funciona armónicamente, esta libertad permite una apertura para poder experimentar la vida desde un lugar original, placentero y natural para poder conectar con un otro sin esfuerzo. En esta fluidez al conectarnos con un otro hay un intercambio: hay un dar y un recibir, circula una energía activa y una energía pasiva. 
Esto se expresa en la vincularidad y en la creación de un sistema nuevo entre las dos personas que generan un vínculo. Surge y se crea algo nuevo, que no es únicamente la combinación de las dos energías, sino la creación de una tercera que se forma como si fuera una entidad. Desde este lugar se puede asociar también con nuestra capacidad reproductiva, que es una manifestación de la creación y no únicamente de creación de vida, que es la expresión máxima, sino de creación de vínculos, proyectos, formas nuevas de resolver los miedos que se ven en el primer chakra, etc. 
Este centro energético activa la búsqueda de respuestas creativas frente a todo lo que nos desafía. 
La culpabilidad puede bloquear a este chakra y está relacionada con el dar y el recibir que deja de fluir. El sentimiento de culpa es una expresión de una deuda, o conmigo o con alguien, es una respuesta al castigo y al error. Cuando sentimos que no actuamos bien, porque no somos suficientes, porque no somos perfectos, aparece la culpa de no poder cumplir con algo esperado. El error en sí no produce miedo, el miedo lo produce la consecuencia del error, las voces que juzgan ese error. Y en esa culpa se atrapan las emociones, no permitiendo la fluidez.
Desde la hipofunción de este centro energético, aparece el arquetipo del mártir, cuya energía estará enfocada únicamente al servicio del bienestar ajeno, ya que no se cree merecedor del disfrute de su propia vida. Desde el sufrimiento, la persona siente que salda la deuda con la vida, privándose del placer.
Desde la hiperfunción aparece el arquetipo del demandante cuya fluidez queda atrapada únicamente en el disfrute sensorial, el dinero, la sexualidad y se desvincula del plano espiritual. Esta desconexión con el sentir profundo y real de la vida inhibe la empatía con el otro y se desarrolla una búsqueda infinita de placer que nunca es suficiente, porque carece de verdad. Este arquetipo puede también expresarse desde  un lugar de demanda para con otro porque no se siente suficiente como para dar. 
Aun así, tanto el mártir como el demandante están expresados desde el mismo lugar de carencia. Físicamente esta desarmonía se expresa en trastornos sexuales, infecciones urinarias, problemas en páncreas, vejiga, vías urinarias, riñones y órganos sexuales.
Para trabajar este chakra la invitación es conectar con la propia creatividad, salir de lo que tengo que hacer y conectar con lo que quiero hacer, con lo que me genera un disfrute. Desde los sonidos se puede trabajar con el mantra VAM, con el sonido del agua fluyendo para armonizar y musicalmente con todas las músicas que inviten a la alegría, el disfrute, a los bailes rítmicos y populares para desbloquearlo y activarlo. 
Desde la práctica del yoga, el Tantra y todas las posturas que trabajen la apertura de las caderas ayudan a desbloquear este centro. Desde la aromaterapia, el Ylang-ylang que trabaja la fluidez de las emociones por sobre la razón, el sentimiento de libertad, la alegría, la inocencia y el juego. Este aceite es un potente liberador de traumas profundos del pasado y emociones estancadas en el cuerpo. Desde la visualización el color naranja en el centro del sacro para volver a conectar con la energía de creación, goce y vincularidad.

By Mar García

Instructora de Ashtanga Yoga, coach holistica en formación y realizadora audiovisual.

Artículos Relacionados

Yoga y los Aceites Esenciales

Yoga y los Aceites Esenciales

¿En qué punto se conectan el Yoga y los aceites esenciales?  Los aceites esenciales son compuestos volátiles que se encuentran en las plantas (hojas, tallos, flores, semillas, raíces, etc). Estos compuestos contienen propiedades que afectan directamente al...

leer más
Viveka Yoga

Viveka Yoga

Viveka Yoga es la primera marca Argentina en fabricar mats con diseños propios en el país. Tienen la cualidad específica de hacer un yogamat que no se desgrana con la práctica diaria, creando así un producto sustentable que, aunque no ecológico, colabora ampliamente...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *