Chakra Raíz

29 de marzo de 2021

Los chakras principales son los encargados de absorber la energía universal o Prana y la dirigen a través de unos vasos o arterias energéticas llamados Nadis al sistema nervioso central, a las glándulas endócrinas y a la sangre. Así mismo cada uno de ellos representa pautas psicológicas y emocionales. Son la conexión entre lo sutil y lo denso. Están situados a lo largo de la espina dorsal y regulan distintas partes del cuerpo y cada chakra está en relación directa con una glándula:

El Chakra Raíz, Muladhara o centro Coxal está situado entre el ano y los genitales y se relaciona directamente con las glándulas suprarrenales. Ellas corresponden a la respuesta del cuerpo frente al estrés. Este centro energético se expresa en la solidez: los huesos, la columna, las uñas y, pensando en los órganos, en aquellos que están en concordancia a lo más denso: el intestino grueso, la sangre, los riñones. 

Desde un lugar conceptual, se relaciona con el elemento Tierra y es mediante este centro que tenemos un vínculo que nos permite conectarnos con el mundo físico; es el punto de unión entre las energías del plano corporal y las energías de la fuerza elemental, inicial, primitiva. 

Su color es el rojo, activo y energético y se vincula con el centro mismo del planeta Tierra. Nuestras ganas de manifestarnos dentro de cuerpos físicos en esta Tierra se expresa mediante este chakra.  Desde aquí sentimos la seguridad, la base y la fuerza sobre la cual podemos construir nuestras vidas y desde aquí también recibimos el impulso primero para la actividad creadora. 

Este punto es un lugar de inicios y de fuerza vital: aquí duerme Kundalini y aquí nacen los Nadis (canales por donde circula la energía). Este chakra raíz representa el deseo carnal de vivir en esta Tierra, la fuerza vital de la energía manifestándose en el plano físico, y podría entenderse como una bomba en conexión con la Tierra que permite que la energía fluya con fuerza hacia arriba.

Cuando Muladhara funciona armónicamente, el Ser es vital y energético con presencia y voluntad de vida. Hay una profunda conexión con La Madre Tierra, su fuerza primitiva sus ciclos y ritmo. Las alternancias de la vida se transitan con facilidad y hay conexión entre la actividad y el descanso, entre los inicios y los finales, el nacimiento y la muerte, la inhalación y exhalación. El Ser vibra contagiando de energía a quienes lo rodean y en armonía con su entorno natural desde un lugar de autoconfianza en su propia capacidad de nutrirse, de seguridad y amor, conectando con sus necesidades y sus propósitos, compartiendo y recibiendo. 

Cuando el centro Coxal está bloqueado o cerrado o no está funcionando bien (puede presentar un hipo-funcionamiento o un hiper-funcionamiento), aparecen los miedos profundos, la autodestrucción, la ira, la violencia, la huida; y en un plano físico el Ser carece de vitalidad y fuerza, sin apetencia por la actividad y con un sistema inmunológico débil. 

Desde este centro se procesa el miedo, el miedo a la muerte, a la no pertenencia: si el Ser no reconoce sus valores, no reconoce su lugar de pertenencia aparecen las duda y el sentimiento de que nada lo sostiene: la base desaparece. 

Desde un aspecto social, tiene que ver con los mapas familiares heredados y el entendimiento de que cada individuo ocupa un lugar único en la familia.

En un chakra con hipofunción, aparece el arquetipo espiritual de la Víctima. La víctima  pone la culpa afuera en vez de integrarla en la responsabilidad propia, siente que nada puede hacer para cambiar lo que sucede, no reconoce su propio poder. Esto puede expresarse tanto en el plano físico como en el mental.

Por otro lado, en un chakra con hiperfunción, aparece el arquetipo espiritual del Materialista.  Para el Materialista nada es suficiente y desde un lugar de escasez se buscan actividades de alto riesgo, o múltiples formaciones, títulos para poder sentir valor.

Así como existe los bloqueos o desarmonizaciones de los chakras, existen también formas para trabajarlos. La aromaterapia, la música, la danza, las distintas formas de prácticas del Asanas, los sonidos, las visualizaciones, la gemoterapia y cromoterapia son algunas de las formas mediante las cuales podemos trabajar en un centro energético.

Muladhra Chakra se trabaja desde el sonido con ritmos monótonos y repetitivos, como el sonar de los tambores, las músicas de pueblos primitivos que acentúan la fuerza y el ritmo marcado. Desde el mantra se entona “LAM” y desde la visualización se puede trabajar con el color rojo en la zona del perineo. Desde la aromaterapia, el cedro y el clavo de olor son los aceites esenciales predilectos y desde la práctica de Asanas, se pueden trabajar todas las posturas de pie que trabajen la raiz, el equilibrio y la estabilidad.

By Mar García

Instructora de Ashtanga Yoga, coach holistica en formación y realizadora audiovisual.

Artículos Relacionados

Yoga y los Aceites Esenciales

Yoga y los Aceites Esenciales

¿En qué punto se conectan el Yoga y los aceites esenciales?  Los aceites esenciales son compuestos volátiles que se encuentran en las plantas (hojas, tallos, flores, semillas, raíces, etc). Estos compuestos contienen propiedades que afectan directamente al...

leer más
Chakra Svadhistana

Chakra Svadhistana

Svadhistana es el segundo chakra principal y está ubicado en el centro del sacro, a la altura de los genitales y el color de este centro energético es el naranja. Está asociado con el agua porque en ese lugar confluyen las aguas de nuestro cuerpo, el plano emocional...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *